24/2/2012

El lenguaje de los perros, la energía.

Cuando en anteriores post hablamos de la importancia de convertirnos, a ojos de nuestro perro, en el líder de nuestra familia, para que el pudiera asumir el papel de seguidor y conseguir el desarrollo de una mascota equilibrada y feliz, tenemos que tener en cuenta que en el mundo animal y en el caso que nos ocupa, el de los perros, las mentiras no existen y por lo tanto el engaño tampoco.


Existen estudios en los que se ha demostrado que los perros son capaces de oler el ácido butírico, uno de los elementos que componen el sudor humano. Pero cuando decimos que los perros tienen una capacidad olfativa muy superior a la de los humanos no estamos diciendo nada nuevo, pero gracias a esta capacidad olfativa, los perros son capaces de detectar cuando estamos mintiendo, es decir, cuando estamos intentando actuar como líderes sin realmente llegar a serlo.


Este lenguaje, que en el mundo natural se transmite a través de la energía corporal liberada por cada individuo, es el que utilizan todas las especies de animales para conocer el grado de excitación de los individuos que se encuentran a su alrededor, y de esta manera los animales pueden identificar si los depredadores que se encuentran a su alrededor están en modo de descanso o en modo de ataque.

Pues este mismo lenguaje natural es el que utilizan nuestras mascotas para comunicarse con nosotros, los humanos, que en una parte de nuestra vida, en los primeros meses, lo utilizamos de manera natural pero que a medida que vamos aprendiendo nuestro propio lenguaje vamos olvidando y dejando de comprender.

Existen muchos libros en los que de manera consciente e inconsciente se trata el tema del lenguaje de la energía en la naturaleza. En el caso de los perros, Cesar Millán es el máximo exponente, haciendo de este conocimiento los fundamentos para la rehabilitación de los perros con los que trabaja. Pero existen otros libros, donde de manera inconsciente también se habla de este tema. Un ejemplo es la colección de “Los hijos de la Tierra” donde su autora Jean M. Auel nos habla del periodo de la Era Glacial donde Neanderthales y Cro-Magnones compartían la tierra. En esta novela, la protagonista, una Cro-Magnon que se cría con un clan de Neanderthales, hombres más primitivos que los anteriores, aprende a utilizar el lenguaje de la energía, pero cuando vuelve a vivir con un poblado de Cro-Magnones, se da cuenta que han dejado de utilizar este lenguaje y lo han sustituido por un lenguaje hablado que podemos decir que fue el inicio del que hoy conocemos.

En el próximo post hablaremos más sobre este lenguaje de la naturaleza, como hablarlo, como interpretarlo, con un objetivo claro, que nuestra mascota nos identifique como su líder y conseguir de esta manera que viva una vida equilibrada y feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario.